niños telefono menores segunda linea

Consejos a seguir cuando tu hijo quiere tener WhatsApp

Los más jóvenes quieren ponerse al día de la tecnología, cada vez, a edades más tempranas. Por eso, y teniendo en cuenta el éxito de programas y apps de mensajería instantánea en los Smartphone y, más concretamente, de WhatsApp, no es de extrañar que los pequeños muestren su interés en aprender a utilizarlo. Y el siguiente paso será, sin lugar a duda, el deseo de tener uno propio.

Como padres, hermanos mayores, o bien, tutores legales… ¿cómo podemos enfrentarnos a esta situación y salir airosos de ella? Te avanzamos que, entre otras soluciones, optar con un segundo número (como el que ofrece la segunda línea Movistar) se posiciona como una buena opción.

Los problemas de WhatsApp para los más jóvenes

Los responsables de los más pequeños siempre nos preocupamos por lo que pueda estar pasando a nuestras espaldas en su vida. ¿Le acosarán en el colegio y estará sufriéndolo en silencio? ¿Estará tratando mal a alguien? ¿Contará con malas influencias en su círculo de amigos? ¿Se porta bien en clase?

El hecho de que un niño tenga acceso de WhatsApp potencia todos estos miedos.

Opciones

A la hora de permitir que el pequeño utilice la app de mensajería instantánea, cuentas con diferentes formas de hacerlo:

  • Permite que agregue en tu teléfono móvil a sus amigos y que intercambie mensajes con ellos cuando tú no estés utilizándolo.
  • Cómprale un teléfono (los hay realmente económicos, si sólo lo quieres para utilizar mensajería instantánea, aunque estarás sacrificando otros factores, como una buena cámara integrada). Esta opción incluye la desventaja de que tu pequeño podría pasarse el día enganchado a la pantalla.
  • Hazte con una segunda línea para tu teléfono. Esto te permitiría activarlo y desactivarlo, así que tendrás menos problemas. 

 

Respetar la privacidad

Sin embargo, lo que debemos evitar a toda costa es cotillear sus conversaciones. Si estás preocupado por cualquiera de los puntos anteriormente mencionados, siéntate a charlar con él de una manera amigable y, o bien le preguntas directamente por su manera de utilizar los servicios de mensajería instantánea, o intentas que surja en la conversación de una manera más o menos natural. Esto, además, te ayudará a ganarte su confianza. Algo que, te aseguramos, agradecerás durante su adolescencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *