¿Por qué se puede tener armas en EEUU?

Dicen que vivir en los Estados Unidos y tener un arma es algo bastante habitual. Teniendo en cuenta que las leyes permiten a casi cualquier ciudadano tenerlas, no hay de qué extrañarse. 

Sin embargo, en países como España, esto es algo impensable. De hecho, no podemos comprar una arma de verdad en una armería online, por ejemplo.

Pero, volviendo a EEUU, esta facilidad para poseer armas se debe a que cuando se fundó el país, el derecho a comprar y portar un arma se incluyó en la constitución, que es una lista de reglas básicas en las que se basa la organización de cualquier país.

Las únicas razones por las que a alguien no se le podría permitir tener un arma serían si fuera un criminal condenado, tuviera una enfermedad relacionada con la salud mental o si no son ciudadanos de los EEUU.

EEUU se divide en 50 áreas diferentes llamadas estados

Los estados tienen permitido adaptar algunas leyes que, a su vez, se adapten a las opiniones de sus propios residentes.

Estas reglas han estado vigentes desde 1791, por lo que comprar y poseer una pistola es algo que a los estadounidenses se les ha permitido hacer durante mucho tiempo.

Sin embargo, las reglas sobre la propiedad de armas varían entre los diferentes estados de los EEUU. Y existen leyes especiales para evitar que las personas tengan armas en ciertos lugares, por ejemplo, si viven cerca de escuelas.

En algunos estados, las reglas son menos estrictas que en otros. Por ejemplo, en el estado de Nevada, las personas no tienen por qué decirle a nadie ni declarar que tienen un arma.

También existen diferentes reglas para las cuales los diferentes tipos de armas que las personas pueden poseer y, nuevamente, varían de estado a estado.

La posesión de armas es un riesgo para la población. Se ha demostrado que los países que permiten tener armas en casa sufren de mayores índices de homicidios y asesinatos que los países que no permiten a su población la posesión de armas. Por ello, cada vez encontramos más grupos de activistas que intentan cambiar esta característica tan propia de los EEUU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *